Otra noche mágica el Taller Tumbao

 

Entradas:
Salmorejo
Tostas de sobrasada a la Menorquina

Principal:
Pastel de merluza
Con patatitas PepOne y all i oli de pimenton

Postre:
Tartaleta de crema y frutas del bosque

detalles

_____—–______

No sabría exactamente a que es debido, pero el tañido de los instrumentos, incluida la voz humana percuten en mi interior, moviendo y removiendo emociones, en lugares que ni imaginaba que existían. Un concierto de música en vivo, es algo que para mí, son palabras mayores. A veces me recuerda las sensaciones que tenia y aun hoy, alguna que otra vez tengo cuando salgo al bosque a por setas o refregarme con árboles y plantas, el olor y el tacto del musgo al recoger Camagrocs (Cantharellus lutescens), el crujir de las ramitas y agujas de pino, el olor a tierra húmeda de un buen paseo en busca de Trompetas negras (Craterellus cornucopioides) El sabor metálico de la sal marina en la boca y las vibraciones que producen los sonidos del mar dentro de mi cabeza y mis vísceras, cuando aun iba a cazar bajo el agua y que siempre asocie a la sensación de estar en el útero materno, de Gaia. Colores, sabores, texturas… ¡Sensaciones! Comer como un acto lúdico festivo y como todo acto lúdico festivo siempre… ¡Sagrado!
La luz hiriente del Sol acariciando al cereal agostado a punto para la siembra, esa promesa de vida transformada en pan o cerveza y que nos hizo sedentarios hurtándonos, un poquito, la sensación de finitud necesaria para valorar nuestro tiempo vital sobre esta Tierra. El contraste del negro intenso de una tierra fértil con el verde de las hojas de las patatas, como una promesa de tesoros escondidos. Por eso tenían la piel.
Pescado, algas, camarones, setas y hortalizas. Y mi siempre burda e insegura mano, intentando componer un “concierto” con estas maravillas que nos regala la naturaleza para que las personas puedan disfrutarlo, intentando, a un tiempo transmitir agradecimiento por los alimentos y por la gran suerte de poder disfrutarlos en buena compañía.
Esto inspiro los platillos de la cena del 27-9-14 en el Taller Tumbao, mi ira por no poder ir a por setas al bosque, mi desazón por estar tan gastado y no poder bajar al fondo del mar a buscarme a mi mismo. La tristeza de estar vivo… en definitiva… compartir lo mejor de mí a cada instante.
Y además estaba ella, Ivonne (creo que se llamaba así) y que ese día celebro su fiesta de aniversario con nosotr@s y sus amigas. Ellas convirtieron por unos instantes el taller Tumbao en la Taberna Galáctica. El garaje Hermético de Moebius. Llegaron tarde, pero aun así tuvo su ración de música en vivo. A la guitarra uno de los músicos que dieron el concierto un poco antes y le cantamos las mañanitas y el cumpleaños feliz.
Espero que disfrutaran la velada… nos sitúo en un espacio Inter dimensional, donde se comunican los mundos. Un placer extra.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Revuelto de pensamientos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s