Paella Marinera

¿Paella Marinera o arroç de senyoret?

Aprovechando que teníamos una invitada especial, recién llegada de EE. UU. Y más en concreto de Minnesota. Cocine para agasajarla un arrocito de pescado y marisco, que aquí se conoce por “Arroç de Senyoret”, cuya característica particular es la de encontrar todos mariscos y pescados sin espinas o conchas y a trocitos discretos pero visibles.
En esta ocasión, pensando e lo exótico de nuestra invitada y recordando una anécdota de my juventud con otro invitado que tuve, esta vez un poeta Holandés, que al ver una fuente de gambas rojas de la Bahía a la brasa, con la que pensábamos obsequiarlo el día que llego. Nada más verlas, salio corriendo de la terraza, profiriendo frases del estilo “CUCARACHAS, SE COMEN LAS CUCARACHAS”… por que era un invitado, que si no, no se como me lo hubiera tomado. Gaste el sueldo de tres semanas (de aquel entonces) en una caja de aquel manjar, que compre en la lonja de Alicante esa misma madrugada y con enchufe de un gran amigo de mi familia que consiguió comprarla para mí.
Ante la posibilidad de una respuesta del estilo de la del poeta, este arrocito, lo cocine con los langostinos enteros y a la vista. Que hay que tener cuidado con las diferencias culturales, para conseguir que nos acerquen y no que nos separen.
Otra anécdota que tuvo como protagonista una paella, esta, cocinada también para/con estudiantes de EE. UU. Y como comida de despedida de un cursillo de cocina que habían seguido, se cocino una paella de la montaña, “Arroç de conill amb caragols” cuya base es el conejo y los caracoles. Al acabar de comer y puesto que de aquella paella no se había hablado antes, a una de las participantes le gusto tanto, que pregunto por los ingredientes. La persona que traducía (aunque la comunicación era fluida, tenían traductor) se atasco con lo del conejo… para salir del paso le dijo a la chica ¡BUGS BUNNY! y directamente se puso a llorar a moco tendido y a gritar “asesinos, hemos matado a Bugs Bunny” y el resto de lo que paso mejor ni os lo imaginéis.
Así que preferí dejar los langostinos sin pelar, ni trocear, que es como se cocina este arroz.
No se si lo he dicho anteriormente, pero la paella es un plato solar, un plato de fiesta, que se cocinaba el domingo y para agasajar a la familia y amigos. En el arroz original no hay verduras, pero en este he utilizado un pimiento rojo, para darle mucho color y ese sabor tan increíblemente agradable que tiene esta hortaliza cuando se mezcla con cualquier tipo de arroz. Es costumbre en Alicante al menos, comer el arroz directamente del la paella donde se cocino, otra de estas costumbres es dejarlo reposar unos minutos antes de comerlo y al servirlo se voltea con la pala o cuchara, para que los granos de abajo y los de arriba se igualen… puede que parezcan tonterías, pero son nuestras tonterías y las disfrutamos mucho. Una variante de este arroz o de cualquier arroz de pescado, es usar las cáscaras de los mejillones como improvisadas cucharas para comerlo, otra tontería tan útil (en caso de olvidar los cubiertos) como graciosa.

Ingredientes

Para el caldo de pescado

Huesos, espinas, pieles y cabezas de: gamba o langostino, cualquier pescado blanco, algo de pescado azul, marisco… lo que tengáis más a mano.
Truco; cuando no tengáis mucha cantidad de pescado, sofreírlo todo en un poco de aceite de oliva, todo lo que vayáis a utilizar para elaborar el caldo con algo de sal y hasta que este dorado. Añadir tomillo y romero (una pizca) un tomate y una cebolla a la cocción y reducir el caldo hasta que suba su sabor. Os doy la receta del pobre que es la que a mi me gusta y que permite poner la carne del pescado en nuestro arroz o en otro plato que acompañe, por ejemplo, con una patatas cocidas, pimenton y all i oli.

Para el arroz

Pimiento rojo
Emperador (pez espada)
Calamar
Gamba o langostino
Mejillón
Almeja japónica
Rape
Azafrán
Sal
Aceite de oliva
Caldo de pescado

Sofreír en el aceite de oliva las tiras de pimiento y reservar. Rehogamos el resto de los ingredientes y cuando estén ligeramente cocidos (con cuidado de no romperlos demasiado) añadimos el arroz y sofreímos hasta que quede seco. Añadimos dos partes de caldo por cada una de arroz y llevamos a ebullición fuerte durante tres o cuatro minutos. Bajamos la intensidad del fuego y cocinamos a fuego suave durante quince minutos (añadiremos el pimiento, mas o menos, a los diez minutos, decorando nuestro arroz), probamos la consistencia del arroz y si nos gusta cubrimos con la tapa o papel de horno y cocinamos a fuego muy suave durante otros cinco minutos. Dejamos reposar fuera del fuego mientras disfrutamos de un vinito o de una saludable cerveza con las amistades presentes.
Después de unos minutos destapamos y a disfrutar de la pitanza y la compañía.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Paellas y Arroces Ricos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s