Bizcocho sublime de naranja y manzana

Inspirado en el de la tía de Xavi de L’Ancora de Poblenou

En cuanto me digan como se llama la señora cambiare esta entrada y pondré su nombre, esta receta que os voy a explicar es la mía… ha gustado mucho, pero cada vez que recuerdo el de esta guapa mujer, se me hace la boca agua. Sutil y persistente, sencillo y profundo. Una receta probada hasta el infinito y más allá. Me encantaría conocer la receta original, pero el día que vino al restaurante a enseñármela, yo no estaba allí para atenderla. El suyo si es sublime.

A falta de pan tortas. Esta receta al no tener las cantidades exactas, puede que tengáis que experimentar hasta que os salga, pero desde aquí os animo a hacerlo. Siempre podéis coger la receta de la torta de yogurt, cambiando el yogurt por la pulpa de la naranja.

Ingredientes

Harina de trigo de fuerza
Dos naranjas (los gajos sin semillas)
La ralladura de la piel de las dos naranjas
3 huevos de gallina
150 cm3 de aceite de oliva suave
200 gr. De azúcar normal
100 gr. De azúcar glasé
Una o dos manzanas Golden
Gaseosas o levadura royal

Preparamos una bandeja o molde de horno forrado de papel y reservamos. Tiene que tener algo de altura, para que al subir la masa no se desborde.
En un bol ponemos la ralladura de la piel y la pulpa de las naranjas, lo dejamos al menos diez minutos para que la piel suelte su aceite esencial, que será el perfume del bizcocho. Pelamos la manzana y la cortamos en gajos y reservamos. Añadimos al bol, el aceite, los huevos y batimos con la varilla hasta que se conjunte, vamos añadiendo la harina hasta que tenga una textura suavemente cremosa, añadimos la levadura o los sobres de gaseosa y volvemos a batir hasta mezclar bien.
Extendemos la masa sobre el papel del molde y pinchamos los gajos de manzana haciendo un dibujo, espolvoreamos el azúcar glasé por encima y horneamos a 200 grados hasta que se dore bien y este bien cocido el bizcocho (pincharemos con una aguja de tricotar hasta que esta, salga limpia). Se deja enfriar al aire y a disfrutarlo.

NOTA: He cocinado una variante a la que al final del proceso le añadí trocitos de chocolate negro amargo y queda espectacular, de puro vicio.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Revuelto de pensamientos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s