Bizcochito de naranja Casual

Ingredientes

Una naranja grande o dos pequeñas, la piel rallada fina y el zumo
Aceite de oliva virgen extra
Harina de fuerza
Un sobrecito de gaseosa “el Vesubio”
Una pizca de sal
Unas nueces peladas y troceadas
Cuatro onzas de chocolate de cobertura o 70% de cacao (al gusto)

Ayer tarde cocí en mi horno unas empanadillas de carne y me dio por optimizar el horno caliente y de paso disfrutar de un bizcocho de naranja.
Es tiempo de naranjas y teníamos unas cuantas recién cogidas del árbol, con su piel tersa y olorosa diciéndome, ¿A que esperas para cocer un bizcocho? Y como es algo para mi muy sencillo (o eso creía yo) me puse a la tarea y con el caos que me caracteriza, empecé por untar de mantequilla el molde donde iba a cocinarlo, al buscar la harina para enharinarlo, me encontré con el primer tropiezo, tenia muy poca cantidad. Pero aun no se me encendieron las alarmas. Busque uno de mis boles de trabajo y fui a poner los tres huevos con los que se hace la receta original… Solo tenia uno. Y ya iba dos a cero. Raye toda la piel de una de las naranjas (son de las grandes) y exprimí su zumo en un vaso, lo añadí a la piel y al huevo y le puse un pellizquito de sal, lo batí y busque el aceite… otro derrape en la curva. Solo disponía de algo mas que la mitad de lo que pone en la receta. A estas alturas ya no valía la pena ponerse conservador y pensé que iba a acometer una de mis memorables (yo pondría aquí cagada, pero, aun siendo un lenguaje poético, es del todo, políticamente incorrecto) errores culinarios o meteduras de pata. Sin cortarme se lo añadí con la harina a lo que iba a ser la masa y lo conjunte batiéndolo fuerte. Como además, a mi me gusta la naranja con chocolate y nueces, le machaque unas onzas de chocolate y le rompí con las manos unas cuantas nueces, azúcar a ojo de buen cubero y cuando las empanadillas estaban doradas y salieron del horno, le añadí la gaseosa del Vesubio, lo espolvoree de canela molida por encima y después con azúcar y al horno a 180º hasta estar cocido. (La prueba es pincharlo con una aguja y que salga limpia).
Acabo de probar el resultado y es espectacular, un bizcocho finísimo y etéreo, y con un sabor y olor a naranja muy acusado… ahora a ver si logro repetirlo 😉

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Revuelto de pensamientos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s